martes, 11 de enero de 2022

Fin de año

 31 de Diciembre de 2021, día de San Silvestre. Aprovechando la bonanza meteorológica de los últimos días del año decidimos dar un paseo por Aralar, esa sierra por la que algunos mantenemos una especie de atavismo que cada cierto tiempo nos "obliga" a ir, a observar los cambios estacionales en la frondosidad del tupido hayedo, recordar épocas infantiles en las que dábamos nuestros primeros pasos en la nieve "esquiando" en las campas de Albi con aquellos esquís Attenhofer de palanca que había que encerar previamente y calzando botas de cuero con cordones que sólo con atarlas se te helaban las manos.


Aparcamos en Casa del Guarda, o en lo queda de ella, y comenzamos la ascensión hasta San Miguel por la carretera. Una subida suave de unos 4-5 km respirando aire puro sin la dichosa mascarilla y disfrutando de un paisaje muy relajante. De vez en cuando algún ciclista, motorista, nos adelantaba. Ocasionalmente, en zonas sombrías aparecían "manchas" de nieve que nos recordaban las nevadas de finales de noviembre. Poco a poco fuimos subiendo y una vez cogido el ritmo de paso caminamos tranquilamente mientras muchos pensamientos iban pasando por la cabeza. No es lo mismo el paseo urbano que en plena naturaleza. Aquí la mente se relaja y lo ves todo desde otra óptica.


Muy cerca del Santuario pudimos recrearnos con una panorámica de la llamada Barranca, esa zona que abarca desde Irurzun a Alsasua y que estaba cubierta por una fina capa de niebla. Esas vistas aderezadas con la estampa de un grupo de caballos salvajes que bajaban por la carretera completaban el cuadro de una manera total y absoluta.


Llegamos al Santuario de San Miguel, muy animado por cierto, y la primera visita es obligatoria. El arcángel nos esperaba. Una ermita de estilo románico de la que se tiene primera referencia en 1032.


 Un pasadizo da acceso a un pórtico cerrado o nártex y de aquí pasamos a la iglesia. De tres naves casi de la misma altura coronadas por bóvedas de cañón que descansan sobre arcos fajones y rematadas en la cabecera por tres ábsides semicirculares (aunque el central en el exterior sea poligonal) con bóvedas de horno. En la nave central un pequeño santuario con cubierta a dos aguas del siglo XII alberga la imagen de San Miguel.


En el ábside central un retablo preside la capilla mayor. Es el ejemplo más notable de decoración de altar en época románica. Datado de finales del siglo XII, se trata de un conjunto de cobre dorado y 39 piezas esmaltadas con adornos de piedras semipreciosas. El conjunto representa a la Virgen con el Niño, el tetramorfos o símbolos de los cuatro evangelistas, los apóstoles, los Reyes Magos, la Anunciación y San José. En 1765 se trasladó a Pamplona para ser limpiado y en 1979 fue robado por Erik "el belga"famoso por ser uno de los más prolíficos ladrones de arte de Europa del siglo XX. Se consiguió recuperar y observándolo de cerca se puede apreciar que faltan dos medallones de la parte superior izquierda.


Meditando en el interior oímos a unos txistularis, dentro del santuario en el que está la figura de San Miguel, interpretar el Agur Jaunak. El ambiente sobrecogía y emocionaba. 


Salimos y nos dirigimos a una zona junto al parking desde la que se podía ver Pamplona, la Higa de Monreal y a lo lejos los Pirineos nevados. La visibilidad era total.


 Descansamos un rato, hicimos unas fotos y comenzamos a bajar. Unas fotos más por el camino y decidimos ir a comer a Lekumberri, concretamente a un restaurante especialista en carne de cerdo: Maskarada. Es una empresa familiar dedicada a la cría de la raza Euskal Txerri, facilmente distinguible ya que la cabeza y los cuartos traseros son de color gris oscuro. Su carne se puede degustar en el restaurante y se pueden adquirir  en la tienda localizada en el mismo establecimiento  diferentes especialidades porcinas en forma de paté, salchichas, lomo, jamón, etc. Tuvimos mala suerte ya que ese día el comedor estaba cerrado no así la tienda, por lo que hicimos alguna compra. Terminamos comiendo un plato combinado en Muguiro, así que ni tan mal. De ahí, poco a poco y con unas vistas espectaculares de la Sierra de Aralar volvimos a casa.


Fué una bonita despedida de año.

Un saludo,

martes, 4 de enero de 2022

Peyrehorade

 Peyrehorade es una localidad francesa situada a unos 95 Km de San Sebastián, muy cerca de Bayona, en el departamento de Las Landas, distrito de Dax.

Su núcleo urbano está atravesado por el Gaves Réunis, un majestuoso río de aguas tranquilas afluente del río Adur y que con este nombre desemboca en Bayona con un caudal soberbio y una anchura imponente, como muchos ríos franceses. La última referencia sobre el número de habitantes que he encontrado data de 2015 y lo cifra en 3794.

La primera vez que estuve en este pueblo fue en los años 70 volviendo de esquiar con mi padre. Yo tendría 12-13 años. Seguro que ya tendría en mente comer allí, concretamente en el Hotel Le Central. Recuerdo muy bien la escena: era la primera vez que veía a camareros vestidos casi de esmoquin y la manera tan ceremoniosa que tenían de servir los platos en bandejas con cobertor, y con reverencia incluída. Desde entonces no había vuelto.


El motivo de esta entrada se debe a la visita que realizamos a esta localidad el miércoles anterior a Navidad. Tradicionalmente ese día se celebra una feria que anualmente se repite en esa fecha y que un buen amigo nos había recomendado. 


Salimos de San Sebastián a las 8 de la mañana y en una hora y cuarto llegamos. La temperatura allí rondaba los cuatro grados y el cielo aparecía raso. Hacía frío y nos pilló desprevenidos. Ya se veía ambiente y en la plaza se amontonaban los diferentes puestos de ropa, quesos, comida preparada, etc. Me llamó la atención una pescadería/marisquería instalada en el trailer de un camión. El objetivo de nuestra visita era comprar hígado de pato fresco. Nuestro amigo lleva años acudiendo a esta feria y es un gran experto en la elaboración de foie gras mi-cuit. En un recinto cerrado varios puestos ofrecían al público las diferentes partes del pato. Desde el hígado fresco al magret pasando por otras zonas del pato desconocidas para nosotros. También estaba a la venta el ánade con su cuello y pico y con la carcasa interior a la vista. Tengo la impresión que en Francia lo aprovechan todo. Otros puestos ofrecían otras especialidades del pato debidamente elaboradas. Se veían muchos huecos. Nos explicaron que por culpa de la pandemia el número de feriantes había disminuído considerablemente.


Fue una mañana muy entretenida y provechosa. Como no, también nos hicimos con unas porciones de queso que vendían a granel.  No concibo volver de Francia sin algo de queso aunque conozco personas que no lo pueden ver ni en pintura. Ellos se lo pierden.


Las próximas navidades volveremos.

Un saludo,

lunes, 6 de diciembre de 2021

Mariza

 El pasado 30 de Noviembre actuó en el Kursaal donostiarra Mariza. Actualmente, junto a Ana Moura, se les puede considerar las mejores voces del fado portugués. 


Es el nombre artístico de Marisa Dos Reis Nunes nacida en el Mozambique portugués el 16 de Diciembre de 1973. De madre mozambiqueña y padre portugués creció en el barrio lisboeta de la Mouraria, cuna del fado. Allí se fue empapando de esa música aunque inicialmente sus preferencias se decantaron por el gospel, el R&B (rhythm&blues) y la música brasileña.


Según cuenta su biografía su aproximación al fado tiene lugar en 1999 tras la muerte de la gran fadista portuguesa Amalia Rodrigues en cuyos homenajes póstumos Mariza participó.

Publicó su primer álbum en 2001, Fado em mim. En 2003 le siguió Fado curvo gracias al cual obtuvo ya reconocimiento internacional. Posteriormente siguieron otros discos, Transparente, Hay una música del pueblo (junto al cantaor José Mercé), Mi fado mío, etc. En 2007 participó en la película Fados bajo la dirección de Carlos Saura. El 24 de Mayo de 2014 interpreta el himno de la UEFA Champions League en la apertura de la Final de la Champions que se jugó en el Estadio da Luz de Lisboa y que enfrentó al Real Madrid y al Atlético de Madrid. En total ha publicado 10 álbumes siendo el último en 2020 y que forma parte de la gira que está realizando actualmente: Mariza canta Amalia. En España tiene previsto actuar en La Coruña, Madrid, Bilbao y Donostia.


Fue un concierto de unas 2 horas de duración sin descansos en el que pudimos ver y oír a una Mariza totalmente entregada, con una imponente capacidad vocal y una presencia escénica arrolladora. Todo en ella es genuino. Con que elegancia movía unos brazos interminables, en los que destacaban unos tatuajes florales que ocupaban prácticamente todo el brazo derecho, y unas manos con unos finísimos dedos. Entre canción y canción fue contando anécdotas de su vida en un casi perfecto castellano. Muy cercana, muy humana.


Comenzó el concierto interpretando dos fados con una profundidad y sentimentalismo fuera de lo común que consiguieron que unas lágrimas de cocodrilo empañaran mis gafas. Es que los fados son así, si te llegan te revuelven. Son poesía ayudada por la música, dulce melancolía que traduce muy claramente la identidad lusa. Interpretados por Mariza los podemos asimilar casi de la misma manera que lo haría un lisboeta. 


La puesta en escena muy austera: un acordeonista, una guitarra española, una guitarra portuguesa, un bajo y una batería. Los fue presentando y de todos destacaba el de la guitarra portuguesa. Un instrumento muy reconocible por su sonido y muy presente en la música popular portuguesa que consta de 12 cuerdas agrupadas de dos en dos. Una caja con forma de pera y un mástil más corto que el de la guitarra española. El intérprete, Luis Guerreiro, lo bordó.


Un concierto inolvidable y una cantante impresionante que espero la volvamos a ver por aquí de nuevo.

Un saludo,


martes, 30 de noviembre de 2021

Premio Planeta 2021: La Bestia

 Cada año la noche del 15 de Octubre se celebra en Barcelona la entrega del Premio Planeta. Instaurado en 1952 por José Manuel Lara Hernández, fundador de la Editorial Planeta, premia  una obra inédita al ganador y otorga otro premio para la obra finalista. La elección de la fecha, festividad de Santa Teresa, la eligió el propio fundador al ser la onomástica de su mujer Mª Teresa Bosch. Es el premio literario mejor dotado económicamente del mundo, por delante del Nobel (995000 euros). El ganador de este año se ha llevado un millón de euros y la obra finalista doscientos mil. Ahora bien, todos los derechos de autor y lo que se gana con las ventas quedan en propiedad de la editorial, siendo ésto, el hecho de ser una obra no editada y la cuantía del premio lo que le diferencia de otros premios como el Goncourt en el que el ganador se lleva un talón de 10 euros, se premia una obra ya editada durante el año y todas las ventas repercuten en el escritor. El Premio Planeta siempre ha estado rodeado de polémica ya que generalmente el ganador suele ser un escritor consolidado y así se premia de alguna manera su trayectoria, y siempre se ha rumoreado que el autor premiado ya está decidido de antemano siendo la propia editorial la que le anima a que escriba un libro. En cuanto al finalista generalmente recae en un autor no tan conocido siendo su novela muchas veces de más calidad literaria que la ganadora. A pesar de esta rumorología "La noche de los Premio Planeta" siempre constituye un  gran acontecimiento de las letras españolas.



Este año la obra ganadora ha sido La Bestia, escrita por Carmen Mola. Por fin se ha descubierto quien o quienes estaban detrás de este nombre ya que desde hace tiempo se rumoreaba que era un pseudónimo. En este caso no era una persona sino tres: Jorge Díaz, Agustín Martínez y Antonio Mercero. Los tres relacionados con el mundo del cine como guionistas y también con el de las letras como escritores de varias novelas. Firmando como Carmen Mola han escrito varios libros de éxito: La novia gitana, La red púrpura y La nena.


La  ciudad de Madrid es la gran protagonista de la obra. Corre el año 1834 y una de las peores epidemias de cólera azota la capital. Los habitantes de la capital están horrorizados no sólo por la epidemia, también por la desaparición de varias niñas cuyos cadáveres aparecen posteriormente desmembrados. La prensa no recoge con mucho entusiasmo esta noticia ya que estas niñas proceden en su mayoría de los arrabales de la ciudad. Estos crímenes se atribuyen a la Bestia, un ser a quien nadie ha visto pero al que todos temen.

 La ignorancia y el desconocimiento en cuanto al mecanismo de transmisión del cólera y las medidas higiénico-sanitarias que había que tomar, hacen que se atribuya al clero la culpabilidad de su propagación. Un episodio ocurrido el 17 de Julio de 1834 en la Plaza de la Cebada, junto a la Puerta del Sol, desencadena una matanza de frailes cuando un joven en plan gamberrada arroja tierra en el cántaro de un aguador. Los aguadores eran personajes reales que hacían acopio de agua (no existía entonces una red pública de suministro) en las fuentes o manantiales para venderla por las casas o en la propia calle. Ese acontecimiento hace correr el rumor de que los frailes utilizan a jóvenes para contaminar el agua de las fuentes públicas lo que provoca el apaleamiento y muerte del adolescente y se desencadena un motín anticlerical que termina en una orgía de sangre y venganza. Este episodio relatado en el libro es real y provoca el asalto de iglesias siendo el acontecimiento mas importante el asesinato de 43 frailes franciscanos del convento de San Francisco el Grande.


La Primera Guerra Carlista tiene lugar durante esas fechas y el libro relata como diferentes personajes del bando del pretendiente intentan infiltrarse en las estructuras del poder de Madrid afines al bando isabelino o cristino. 


También hace acto de presencia una secta de origen italiano "Los Carbonarios" cuyo origen procede de los profesionales del carbón. Sus miembros intentan luchar desde dentro contra  el absolutismo que en este caso está representado por el carlismo. A la vez esta secta va a intentar luchar contra la epidemia de cólera a través de unos rituales que pretendidamente van a ser beneficiosos para sus miembros. 


Un periodista: Diego Ruiz, un policía local: Donoso Gual, una duquesa: Ana Castelar, La Bestia, forman parte de los personajes protagonistas de la novela junto a Lucía de 14 años cuya hermana Clara desaparece y Josefa La Leona, madama de un burdel de la calle del Clavel. Los acontecimientos transcurren rápidamente ya que el tiempo juega en contra de los protagonistas lo que permite que la lectura del libro sea muy entretenida y "enganche"


Reconozco que de los últimos Premio Planeta leídos, éste es el que más me ha gustado. Se que no tengo la capacidad que puede tener un crítico literario para destripar una obra escrita pero cuando un libro me introduce en la trama de la manera que lo ha hecho La Bestia termino recomendándolo a todos mis conocidos.

 Tengo pendiente leer el finalista: Últimos días en Berlín  de Paloma Sánchez-Garnica. El argumento promete.

Un saludo,






lunes, 22 de noviembre de 2021

Con Alberto Santana en Tolosa

 El pasado sábado 20 de Noviembre, organizado por José Angel Calvo y Ana Guti, nos juntamos en Tolosa un grupo de estudiantes de la UNED (Geografía e Historia, Historia del Arte) capitaneados por el Profesor Alberto Santana, historiador, divulgador, investigador, presentador de programas televisivos como "Una Historia de Vasconia" y un largo etcétera más. Dos importantes motivos concurrían en la convocatoria. Mejor dicho tres. El primero era homenajear a dos nuevos graduados en Hª del Arte de la UNED: Jon Garay y Virginia Herrero (siempre diré que obtener una graduación en la UNED es de un mérito mayúsculo). El segundo, realizar una pequeña visita a la Parroquia de Santa María y alrededores con explicaciones de Brian Cullen, guía de Tolosaldea Tour. Y el tercero era el reencuentro de viejos amigos tras la pandemia. La última salida conjunta fue el 9 de Marzo de 2020, una semana antes del confinamiento, en la que hicimos una visita a Segura, recogida en este blog. Durante ese encuentro creo recordar que ni hablamos del tema. Quien nos iba a decir entonces la que nos venía encima.



                                                                                

La cita era a las 11h30 en el Casino de Tolosa para dirigirnos a la Plaza Santa María frente a la iglesia del mismo nombre. Allí nos esperaba Brian. Comenzó con explicaciones sobre la historia de la villa, sus orígenes, y datos sobre la construcción de la iglesia así como las diversas vicisitudes por las que tuvo que pasar. Nos mostró unos dibujos en los que se podía apreciar como era originariamente la localidad. Como el río Oria se dividía hacia el oeste formando un canal llamado Errentegibel, creado artificialmente para discurrir delante de la muralla y así darle aspecto de foso con agua. Actualmente estaríamos hablando de un canal que fluiría bajo la calle Pablo Gorosábel, más conocida como calle Rondilla. Por lo tanto Tolosa quedaría conformada como una isla rodeada por el río Oria y dicho canal.


De la Plaza Santa María nos dirigimos a los aledaños del Palacio Aramburu, edificio construído en el siglo XVII de estilo "barroco vasco". Nos situamos en un lateral de la parroquia y aquí Brian nos fue explicando la importancia del río en la construcción de diferentes molinos, la recopilación de los Fueros y su posterior edición por Miguel de Aramburu en 1697 y aspectos de la construcción del palacio y de la iglesia. Junto al mismo unas ruinas nos trasladan al siglo XVI. Pertenecen a un palacio que mandó construir la mujer de  Juan de Idiáquez, Catalina de Yurramendi,  y que posteriormente su hijo, Alonso (secretario Real de Carlos I de España), enamorado de la donostiarra Gracia de Olazábal, mandó parar las obras y así poder dedicarse a la edificación de lo que hoy es el Museo San Telmo de San Sebastián. Tanto Alonso de Idiáquez como Gracia de Olazábal están allí enterrados.


Posteriormente pasamos al interior de la iglesia de Santa María. 

Este templo reemplazó a otra iglesia más pequeña que ardió en un incendio en 1503. Es la segunda iglesia más grande de Guipúzcoa con 1630 metros cuadrados. Se necesitaron 200 años para terminar las obras y combina varios estilos: renacentista vasco, barroco y neoclásico. De entre todos los arquitectos, maestros canteros, etc, hay que destacar a Martín Carrera. Por dentro tiene tres naves de la misma altura sujetadas por seis impresionantes columnas. Podría pertenecer a las llamadas Hallenkirche (iglesias-salón) en las que las naves presentan todas la misma altura. Diferentes obras engalanan sus paredes. Yo me detengo en dos de ellas (esculturas en madera policromada): una Piedad y el Santo Entierro del Señor, ambas obras de Joannes de Anchieta (Azpeitia 1533-Pamplona 1588).


 Entrando a la iglesia por la puerta principal, a la derecha, una portada adosada a la pared llama nuestra atención. Es la portada perteneciente a la desaparecida iglesia de San Esteban, que se encontraba a las afueras de la villa. Fue trasladada a Santa María en 1918 por iniciativa de Dn. Gabino Irazusta y Dña. Petra Zalacain y de Dn. Ramón Sesé y Dña. Isabel Zalacain. Es del siglo XIII y los arcos levemente apuntados nos indican que pertenece a la fase final del románico e inicios del gótico (tardorománico o protogótico)


Durante toda la visita el organista, el santanderino Óscar Rodríguez, fue interpretando diferentes obras  así que decidimos subir al coro. Un soberbio Stoltz-Fréres de 1885 (marca francesa de sobrado prestigio) se dejaba teclear por Óscar que estaba practicando para poder presentarse a unas oposiciones de organista. Tuve la ocasión de hablar con él y estaba maravillado de su sonido. Este órgano en 2010 fue desmontado y trasladado a la casa madre de París para ser restaurado totalmente por el organero francés Dénis Lacorre. En Guipúzcoa existen otros dos de la misma marca, uno en Bergara y otro en Zumaya.


 Lo siguiente era visitar el bajo techo de la iglesia que se conserva perfectamente con toda su estructura en madera. La mañana iba pasando y como se celebraba la feria de la alubia dejé esa visita para ir al Triángulo, centro neurálgico de Tolosa, y comprar unas alubias rojas de la cosecha de este año. 


Pude reengancharme al grupo y poco a poco fuimos hacia el Casino. Una parada en un pequeño mirador junto al río Oria nos permitió contemplar el puente de Navarra, la presa neumática colocada en el Oria y el canal por donde circula el agua que se dirige al molino (el único que queda de los tres que había en la localidad). 


Como todavía quedaba tiempo para las 14h30 (hora de la comida) fuimos a tomar algo al Bar Triángulo mientras José Angel y Ana se ponían manos a la obra en los fogones.


La comida que nos esperaba era de lo más dietético: Alubias rojas y sus sacramentos: morcilla, mondeju, chistorra, berza y costilla de ternera. Para los postres unos pasteles de Bergara y Luisa nos deleitó con un helado de limón al cava soberbio. Bravísimo por Ana y José Angel: lo bordaron. La comida discurrió de manera amena y entretenida.


Antes de los cafés llegó el momento del reconocimiento y entrega de galones a los nuevos graduados Jon y Virginia. Este fue el momento estelar de Alberto. Se desabrochó la camisa y dejó a la vista una camiseta impresa con una conocida pintura del romanticismo alemán, obra de Caspar David Friedrich: "El caminante sobre el mar de nubes". Nos sorprendió con un emotivo discurso de agradecimiento a los presentes y de felicitaciones a los homenajeados resaltando lo complicado y difícil que resulta la compaginación de las actividades diarias tanto laborales como familiares y los estudios en UNED Bergara. Y es así. Recalcó que no tenemos que dejar de aprender, aprender continuamente porque eso nos va a hacer felices y ser mejores personas. Tanto a Jon como a Virginia se les impuso una banda y un birrete de graduación tras lo cual, ambos, nos lo agradecieron con un breve discurso para pasar a continuación a la sesión de fotos.







Otro momento estelar de la velada fue la "sorpresa" con la que el bergarés Izaro Aperribai nos deslumbró. Versionó con un poema de cosecha propia una canción de Xabier Lete "Itsasoan urak handi dire", se tomó la molestia de escribirla en un folio con una máquina de escribir Olivetti y nos lo entregó personalmente a cada uno de los comensales firmada y numerada. El mío era el 6/20. Con un diapasón nos dio la nota de arranque y la verdad es que cantamos bastante bien. Un genio Izaro, siempre nos sorprende con cosas diferentes.





 José Angel, en nombre de Andía Elkartea (agrupación cultural de Tolosa), nos obsequió con una breve historia de Tolosa escrita en formato de revista por Mikel Gotzon Tellería, historiador tolosarra especializado en recopilar datos sobre la villa y publicarlos. Dentro había una pequeña sorpresa: la letra íntegra del "Gaudeamus igitur", himno universitario por excelencia presente en todas las ceremonias de graduación universitaria. Hubo más de una intentona en cantarlo conjuntamente y fue un auténtico despropósito aunque la idea estuvo muy acertada.



Eran las seis y media y todavía no habían llegado los cafés ni las copas. Consideré que una buena retirada era lo más aconsejable ya que tenía que conducir y no quería tener problemas. Así que me despedí del personal, recogí las alubias que había comprado y a casa que la familia me esperaba para dar una vuelta y tomar algo por el barrio.

Solo puedo decir que fue una jornada inolvidable y de reencuentro con compañeros que nos nos veíamos desde Marzo de 2020. 

Todos esperamos que se vuelva a repetir.

Un saludo,








domingo, 7 de noviembre de 2021

Premio Goncourt

 El Premio Goncourt es un premio literario de Francia creado por Edmond Huot de Goncourt (Nancy, 26 de mayo de 1822- Champrosay, 16 de julio de1896), escritor francés que en su testamento de 1896 propuso instituir dicho premio como reconocimiento a su hermano Jules, asimismo escritor y que colaboró mucho con él.


Se otorgó por primera vez el 21 de Diciembre de 1903 y desde entonces se ha convertido en uno de los principales premios literarios de Francia. Inicialmente el premio era de 5000 francos. Actualmente es simbólico: un talón por valor de 10 euros que los ganadores enmarcan como recuerdo. La concesión de este premio repercute en un importante aumento en la cifra de ventas de la novela ganadora, de otras obras del autor y en el prestigio y reconocimiento del ganador.


El Premio Goncourt se proclama el primer martes de Noviembre por los diez miembros de la Academia Goncourt quienes recompensan "el mejor volumen de imaginación en prosa" entre las novelas publicadas durante el año en curso. Esta es la diferencia con otros premios literarios como el Planeta o el Nadal que premian obras inéditas siendo las editoriales respectivas las que se quedan con los beneficios de las ventas. En este caso las ventas van a repercutir en el escritor. El premio solo puede ser otorgado una vez en la vida de cada escritor


 Antes de decidir el ganador los miembros de la Academia realizan tres preselecciones que comienzan en Septiembre. Cada martes se reúnen en su salón ubicado en la segunda planta del restaurante Drouant (Calle Gaillon, segundo distrito de París). Es en la escalera de este establecimiento donde se hace entrega del galardón al escritor elegido.


Hay un máximo de 14 rondas de votación: en las 10 primeras el ganador debe contar con mayoría absoluta (la mitad más uno). De la 11ª a la 13ª basta con mayoría simple y en la decimocuarta, en caso de empate decide el voto del presidente.


Este premio siempre estuvo envuelto en polémicas sobre la posible implicación de los miembros del jurado con editoriales que podrían beneficiarse de la publicación de la obra ganadora. Por eso en 2008, tras repetidas críticas, la academia modificó las reglas y estableció la incompatibilidad de ser miembro del jurado y recibir un salario de una editorial. También se puso en 80 años el tope de edad para ser miembro del jurado. Estas decisiones fueron beneficiosas para el Premio Goncourt ya que lo "envolvieron" en un aura de asepsia que prestigiaron más, si cabe, la concesión del galardón.


A lo largo de la historia de este premio  ha habido notables novelistas ganadores de este galardón. Algunos muy conocidos como Marcel Proust, Simone de Beauvoir, André Malraux, Marguerita Duras, etc...

Mi conocimiento de la existencia de este premio viene de la compra de un libro en una feria del libro y  cuyo argumento me interesó. Leí que había merecido el Premio Gouncourt de 2017 y fue a partir de entonces cuando descubrí lo importante que para las letras francesas representa ganarlo. El libro describía con crudeza la implicación de las grandes y conocidas firmas tecnológicas alemanas en la financiación del partido nacional-socialista alemán durante el mandato de Adolf Hitler. El autor Éric Vuillard y el título, La orden del día.



Otro novelista premiado es Pierre Lemaitre, escritor muy conocido en Francia, que con la novela "Au revoir là-haut" (Nos vemos allá arriba) consiguió ganarlo en 2013. En este libro nos cuenta la historia de dos soldados tras el final de la I Guerra Mundial y está ambientada en los años veinte.



El año pasado fue galardonado Hervé Le Tellier con un atrevido libro: L' Anomalie (La Anomalía), en el que mezcla el thriller con la ciencia ficción. Un vuelo, París - Nueva York aterriza con  un intervalo de meses con los mismos pasajeros.


Este año ha sido premiado un joven escritor senegalés de 31 años: Mohamed Mbougar Sarr. El título de la novela : La plus sècrete mémoire des homes. Actualmente una pequeña editorial francesa tiene los derechos del autor. Me imagino que en pocas fechas lo tendremos traducido al castellano por alguna editorial española.


Durante la misma velada se entregan otros premios literarios como el Renaudot que aunque también es importante no goza del prestigio del Goncourt.

Los seguidores de los autores premiados con el Goncourt esperamos con impaciencia la edición en castellano de esta novela. Seguro que no nos defraudará.

Un saludo,